Presentacion


   SEPTIEMBRE 2004


SEP 29

La sidra, si es con moderación, mejora el colesterol y previene patologías del corazón

«Para adelgazar hay que quitar calorías de las comidas, no la bebida habitual»

Aunque asegura que no es bebedor de sidra, no tiene ninguna duda a la hora de defender sus virtudes dietéticas y nutricionales. El especialista en nutrición y dietética por la Universidad de Reims, el avilesino Jesús Bernardo, afirma que la bebida asturiana es buena para prevenir las enfermedades cardiovasculares y destaca asimismo sus propiedades diuréticas, tal como exponía la pasada semana en una cata que se celebró con motivo de la entrega de los premios «HDL colesterol bueno» y «Mandiles» 2004 que otorga la Cofradía del Colesterol. -¿Cuáles son los efectos beneficiosos para la salud del consumo de sidra? -El consumo moderado de sidra aporta una importante cantidad de antioxidantes como flavonas y antocianos, que actúan como reguladores del ácido úrico y a corto plazo tienen un efecto protector ante enfermedades cardiovasculares. También contiene pectinas, y minerales como calcio y potasio. Además el alcohol, siempre con moderación, ayuda a aumentar el HDL, el colesterol bueno. -¿Se puede compaginar una dieta de adelgazamiento con unos culetes de sidra? -Perfectamente. Según un estudio del Hospital Universitario de Zúrich, la gente que desea adelgazar y mantener al mismo tiempo un consumo moderado de alcohol deberán reducir las calorías en las comidas sin que sea necesario prescindir de su bebida habitual, lo que es extensible a la sidra. -¿Sabemos todo lo que hay que saber sobre la sidra o quedan lagunas científicas? -Es necesario que haya más estudios donde se reflejen otros efectos positivos de la sidra sobre nuestra salud. Por ejemplo, en Alemania se demostró que la cerveza tenía pocas calorías; la sidra tiene menos, unas cuarenta calorías pero, ¿por qué no se sabe? Necesitamos conocer más y mejor los efectos saludables, aquí y fuera de Asturias, y para eso hay que seguir investigando. -Para los asturianos la sidra es de sobra conocida pero, ¿qué imagen tiene fuera de Asturias? -Es la gran desconocida. La imagen que tiene el resto de los españoles es que sólo se consume en Asturias. La misión que debemos llevar a cabo todos es la amplia difusión de su consumo, para que crezca a nivel nacional. Es como el caso de los finos, o los vinos de Jerez; antes nadie los tomaba fuera del Sur, y, sin embargo, ahora su consumo está muy extendido. El caso es que a nosotros nos llegan bebidas del Sur y no somos capaces de exportar allí la sidra como bebida refrescante. -¿Cuál sería el punto fuerte de la sidra a la hora de venderla fuera de la región? -Lo primero es el efecto positivo y beneficioso que tiene sobre la salud gracias a las propiedades antes mencionadas. Pero también es un valor positivo gastronómicamente hablando, porque le va bien a carnes, pescados... en general, a todo tipo de alimentos. Después está el hecho de que sea una bebida con unas propiedades de sabor y olor excepcionales, además del carácter. -Usted ya habló durante la cata sobre el carácter de la sidra. ¿A qué se refiere? -El carácter de la sidra se basa en el ritual que lleva asociado. Una tarde de sidras sirve para unir amistades, lo que está muy en consonancia con el carácter acogedor y entrañable de los asturianos. El escanciado unifica los grupos. Es muy curioso porque la sidra es la única bebida en el mundo para la que se comparte el vaso, es una especie de nexo entre las personas. Deberíamos estar orgullosos de esto, y aprovecharlo para hacer que llegue más lejos. -¿Con la denominación de origen para la sidra asturiana se estaría robando algo propio a los demás países productores? -No, no le robamos protagonismo a nadie; estamos haciendo lo mismo que llevan ellos haciendo mucho tiempo, aparte de que su sidra no es igual que la nuestra. Países del Arco Atlántico como Gran Bretaña, Francia o Bélgica son países de tradición sidrera, pero a su estilo. -¿Qué opinión le merece la sidra de mesa? -Mi opinión particular (y que no se enfade nadie) es que la sidra de mesa es una bebida que a los asturianos no nos va a gustar. Primero, porque se pierde el ritual totalmente, y segundo, porque no es el sabor típico de la sidra escanciada, el sabor afrutado de manzana. Es una forma de exportar una realidad que no es la que vivimos aquí, que es que gusta más la escanciada. Se daría una imagen de Asturias totalmente diferente. -¿Suspenso en imagen a la nueva sidra de mesa? -Yo creo que con la sidra de mesa y la sidra achampañada se está dando una visión de Asturias que no se corresponde con la real. Creo que la divulgación de lo autóctono, de lo que de verdad consumimos, sería mucho más positivo a la larga. -El noveno presidente de los Estados Unidos utilizó un barril de sidra como logotipo de su campaña. ¿Estamos desperdiciando una baza? -En efecto, hay una tradición sidrera que no estamos utilizando. Es una pena que no empleemos los símbolos de la manzana o la pomarada relacionados con nuestra región, porque forma parte de nuestra historia y de nuestro carácter. Retomando el ejemplo anterior, no hay más que fijarse en el sur, o incluso en países como Italia, donde utilizan a menudo como símbolo la rama del olivo.

Autor: Estefanía Solar

Fuente de la noticia